Quién no pidió alguna vez un deseo a un panadero, o a una estrella fugaz, o tiró una moneda en una fuente cerrando los ojos por unos instantes, con la ilusión de que aquello que anhelamos se cumpla. Pero qué pasaría si nos diéramos cuenta de que está en nosotros hacer realidad nuestros deseos. Lo primero que debemos hacer es despojarnos de esa idea romántica de que el deseo viene dado por el universo. Con la llegada de la adultez se vuelve nuestra responsabilidad permitirnos lo que deseamos, siempre teniendo en cuenta que las cosas no se consiguen solas, que debemos hacer nuestra parte. Si cada vez que deseamos algo no nos ponemos en acción para conseguirlo, nos volveremos personas frustradas, insatisfechas, y nuestros deseos quedarán en un pendiente eterno. Es importante estar dispuestos, y poner lo mejor de nosotros para que ese anhelo termine por cumplirse o por lo menos hagamos todo para que así sea.
Con el cierre del año se acerca el pedido de buenos deseos para el que viene. Podemos verlo como un mero cliché que simplemente queda en un deseo de prosperidad, o podemos tomarlo como una oportunidad. Una nueva chance de tomar conciencia sobre lo que deseamos y de hacerlo realidad con una dosis de trabajo, autocuidado y paciencia.

Esas mismas ganas de ir en busca de lo que queremos inspiraron a Dr. Selby a crear su nueva línea de fragancias Désiré. Una variante femenina, Désiré Beautiful y una pensada para el hombre, Désiré Grey. Dos fragancias magnéticas y complementarias, con mucho carácter y sobre todo pasión. ¡Animate a probarlas y a incluirlas en tu lista de deseos para estas fiestas!